sábado, 17 de junio de 2017

CÓLICO NEFRÍTICO: Mi experiencia





¡Hola a todos! Os escribo este post para que sepáis lo que he estado pasando estos días y por qué no he podido subir vídeo.

Por cierto, espero que os encante el dibujo que acabo de hacer con mi dedo en el móvil desde mi cama😂, simboliza la piedra de mi riñón y esto es lo máximo y mejor que puedo dibujar ahora.

Después de muchos días liada con mi TFG (Trabajo de Fin de Grado, que se hace al final de la carrera y sin el cual no te dan el título), entregué mi trabajo y a los pocos días me pasó algo horrible!

Os cuento. Me levanté por la mañana, como cada día, sobre las 8:30. Estaba normal, me fui al baño y me encontré con mi madre, ella se iba al colegio a trabajar. Era un martes. Estuve hablando con ella mientras me ponía crema corporal. Luego ella se fue, yo me quedé en casa, mi hermano estaba durmiendo y mi hermana trabajaba.

Me fui al salón tan normal, me senté en el sillón a leer mi libro de rezos como una mañana más, y de pronto, de golpe, me vino un dolor muy fuerte en el costado derecho, por detrás.

Me preocupé y llamé a mi hermana, me cogió el teléfono en el trabajo. Le dije que me dolía mucho el costado y me dijo que lo mejor era que llamara al 112.

Y eso hice, y me pusieron en contacto con el médico de mi ambulatorio. Me preguntó dónde me dolía, si al agacharme me dolía... (Él sospechaba que podría ser lumbago por la zona)

Al poco rato me encontraba con mi hermano en un taxi yendo al ambulatorio, estaba cada vez más dolorida y además estaba muy muy mareada, todo el rato con sensación de que en cualquier momento me desmayaba. #toelrrato
Yo le decía a mi hermano: me estoy mareando mucho, cógeme del brazo, te lo aviso por si me desmayo.

En el ambulatorio el médico me observó en la camilla, me subió una pierna y me preguntó si me dolía. Le dije que me dolía igual si me levantaba una pierna que si no. Luego me puse de pie y me dio unos golpes fuertes con el puño en la zona lumbar. Me dijo: ¿te duele?
Y le dije: hombre, eso le duele a cualquiera.
Oía a mi hermano reírse.
Me dio varios golpes en la zona lumbar y la conclusión fue que me dolía esa zona pero no porque fuera un lumbago. Me dijo: tiene toda la pinta de cólico nefrítico. 😱
Me dijo que tendría que beber de 2 a 3 litros de agua al día hasta expulsar la piedra.

Yo solo sabía que cólico nefrítico significa expulsar una piedra del riñón, y que dicen que eso duele más que un parto. Yo estaba muy dolorida en ese momento pero no sabía que aún quedaba lo peor.

Ya en el ambulatorio comenzaron a drogarme. Me pusieron una vía, la primera vez me la pusieron mal y salió un chorro de sangre (no quise mirar) pero mi hermano dice que si llega a estar Rocío allí se habría desmayado (es nuestra hermana, que es muy aprensiva).
A la segunda fue la vencida y empezaron a chutarme analgésicos.

Me tomaron la tensión y la tenía la más alta de toda mi vida (la suelo tener súper bajita en los límites 😂) pues tenía la alta 13 y la baja 8, lo nunca visto en mí. Por no hablar de que tenía las pulsaciones a mil por hora, y me dieron un valium para relajarme. Pero era imposible relajarse.

Yo estaba en la camilla con todo lo que me  estaban poniendo en el gotero, pero el  dolor se empezó a hacer insoportable, me empezaron a pitar los oídos y me quedé medio sorda, estaba muy mareada y allí empezaron los vómitos. Era la primera vez en mi vida que mi cuerpo decidía vomitar porque no podía soportar el dolor. Menos mal que me dieron una bolsa rápidamente y así no montar el show.

Mi hermano me estuvo vigilando mientras me ponían la cosa esa para los vómitos en vena (pimperán o como se escriba 😂) y me ponían mil analgésicos más. Empecé a notarme mejor pero los médicos me decían que me quedara media hora más. Ilusa de mí, me pensaba que ya estaba todo!!!!!!, y aún quedaba la peor parte!!!! Esperamos media hora más y muy mareada, me fui a casa.

En casa volvió el dolor con fuerza. Llamé a mi hermano y me puse a vomitar del dolor varias veces. Sentía un dolor muy fuerte en el costado derecho, pinchazos, movimientos raros, espasmos, era horrible. Estaba todo el rato tan mareada que me pensaba que me caía en cualquier momento.

Nos fuimos en taxi al hospital. Allí pasé el resto del día, el día más largo del mundo y el peor día de mi vida físicamente hablando.

Tenía tanto dolor que no quería ver a nadie, ni hablar con nadie, ni abrir los ojos, si me preguntaban hacía un  movimiento de cabeza para decir sí o no. Estaba toda encorvada y con una expresión en la cara que era un poema.

Me hicieron un análisis de orina, me sentaron en un sillón y ahí empezaron a meterme de todo en vena. Dos antibióticos, varios analgésicos, ahora enantyum, ahora nolotil, ahora paracetamol. Todo eso en un momento, pero el dolor era tan fuerte que nada de eso me hacía nada, yo me retorcía en el sillón y decía: me duele mucho...
No tenía fuerzas para gritar ni llorar aunque en mi cabeza sí lo hacía.

Al cabo de un rato me pusieron enantyum en vena y me dolía la mano donde llevaba la vía. Se lo dije a la enfermera e hizo tres pruebas. Consistían en parar el gotero y volverlo a activar. Llegamos a la conclusión de que me dolía la mano cuando el enantyum pasaba, y la enfermera temía que yo fuera alérgica. Pero no era eso, resulta que otra enfermera me dijo lo que pasaba: Que resulta que como te estamos poniendo tanta cosa, se te habrá irritado la vena por dentro.
¿Hola? Socorro. Solo me faltaba una vena irritada, la vena que me daba la salvación de los analgésicos.

Tocó el turno de hacerme una ecografía. En ese momento yo estaba muy mal y eran los peores momentos. El chico me atendió, y ya sabéis, te ponen una crema transparente fría y pegajosa por el vientre y con un monitor te miran por dentro.

Tenía la zona tan inflamada y estaba tan delicada que cuando el chico me pasaba el artefacto por la barriga  yo me moría de dolor y le decía: me duele mucho...
Y él me decía: ya, es que tengo que apretar un poco para que se vea en el monitor...
Yo aguanté lo que pude pero al final el dolor era tan fuerte que me incorporé y me puse a vomitar del dolor.
El chico de la ecografía me ayudó y me dijo que no pasaba nada, que nos tomaríamos el tiempo que hiciera falta. La verdad es que en todo momento fueron muy amables conmigo y lo agradezco mucho. Cuando dejé de vomitar me volví a tumbar para seguir con la eco. El chico me decía que creía que ya había visto la piedra.

Me dijo: tengo una buena noticia y una mala: la buena es que ya he visto la piedra, es de 5mm y la tienes ya en la zona de la vejiga, por lo tanto está en la recta final, ¡lo peor ya ha pasado! La mala noticia es que te estoy viendo por lo menos 3 piedras más en el riñón derecho y por lo menos 2 en el izquierdo. ¿Bebes poca agua? Tienes tendencia a acumular piedras ahí, te tendrá que ver el urólogo y puede que te cambie la dieta, el agua...
Yo quería llorar pero no tenía fuerzas. Le dije: yo no puedo volver a pasar por esto otra vez.
Me dijo: hay una técnica en la que destruyen las piedras con ultrasonidos para convertirlas en arenilla y que así sea menos doloroso el proceso...

Esa noticia de las piedras me la tomé muy mal. Los médicos me hacían bromas diciéndome que así ahorraría dinero en materiales de construcción. Pero yo quería llorar. Solo de pensar en expulsar otra piedra me moría. Había sido horrible. Le dije a mi familia que si esto era parir, no quería tener hijos. Mi madre me dijo que para eso está la epidural.

Volvió un dolor extrafuerte mientras estaba otra vez en el sillón y la enfermera me preguntó: ¿Cuánto te duele?
Y yo le dije: muchísimo...
Me preguntó: ¿10?
Y le dije que sí... Me estaba retorciendo de dolor pese a todos los analgésicos que llevaba en vena y al final decidieron ponerme un mórfico.

Bendita morfina, fue el momento más feliz del día. Me quedé absolutamente drogada y medio dormida, de repente no sentía dolor y de repente soñaba cosas bonitas. Se me cerraban los ojos del sueño, tenía una sensación placentera y maravillosa. Hacía pequeñas siestas de algunos minutos. (O eso me creía yo). A veces me descubría durmiendo con la boca abierta, así que la cerraba, pero me volvía a dormir en el sillón.
Oía a las enfermeras decir: madre mía la chica esta se ha quedado...

ROQUE, enfermeras, esa es la palabra que buscábais. Estaba en el limbo de la felicidad donde no se siente dolor ni tristeza, era muy feliz jajajajaja

Me acuerdo que en la carrera de Psicología estudié los efectos de la morfina, y estudiamos que era altamente adictiva porque quitaba el dolor y además dejaba una sensación maravillosa. Ahora entiendo todo.

Pues eso, que yo me creía que hacía pequeñas siestas y de repente me vienen con los resultados de un análisis de sangre. ¿hola? ¿ en qué momento me he hecho un análisis de sangre yo?????
Estaba tan dormida que no me había enterado de que me habían hecho un análisis de sangre? Yo! Que tengo un sueño ultraligero y me despierto con una mosca! Yo! Pues eso, hasta tal punto estaba drogada. Me recuerdo mirando el reloj, y veía pasar las horas... Las cinco de la tarde... Las seis...  Fue un día eterno.

Se hizo más tarde y me noté un pinchado en la zona pis. Dije: ¡Uy!
Y las enfermeras me preguntaron qué me pasaba. Les dije que me iba al baño a hacer pis para ver si expulsaba la piedra. No tenía colador para hacerlo, no noté que saliera nada, y luego miré el agua del wc y no vi nada raro... Nunca sabré si la expulsé en ese momento o no... Supongo que sí porque desde ese momento no tuve dolores tan enormes.

Cuando llegamos a casa eran las once de la noche, yo estaba drogada y feliz.
Íbamos a hacer la maleta en casa para que me ingresaran en el hospital como habían dicho los médicos, pero cambiamos el plan porque una amiga de mi madre (que ha sufrido 6 cólicos nefríticos) me recomendó una bañera de agua muy caliente y beber agua como una loca.

Y a eso dediqué un buen rato: agua muy caliente y beber beber beber.

Me recuerdo en la bañera grabando audios a la gente, tenía mil mensajes de WhatsApp porque mis amigos estaban preocupados por mí. Les decía lo mal que lo había pasado y me decían que ojalá nunca tengan que expulsar una piedra. Intenté responder a todos, igual se me olvidó alguno, pero de todas formas, gracias a todos los que os preocupasteis por mí ❤

Después de la bañera, en casa vivíamos con el miedo de que el dolor volviera y hubiera que ir pitando al hospi.

Esa noche la pasé bien. El miércoles también y el jueves también.

Me habían mandado tomarme nolotil cada tantas horas pero el jueves no hizo falta porque no sentía dolor.

Pero el viernes tuve que volver al hospital con mi hermana porque tenía dolor en los riñones. Me hicieron análisis de orina para descartar infección ( a veces sucede, porque las piedras son pinchosas y raspan la zona provocando infecciones)

No tenía infección de orina, así que decidieron pincharme enantyum para el dolor, y me dijeron que cualquier día de estos expulsaría otra de las 5 piedras que llevaba encima. Y yo acojonada, claro. ¿Así una cómo va a vivir tranquila?

Me pincharon enantyum en el culo y fue peor el remedio que la enfermedad: culo ultradolorido que no podía ni andar. ¿Hola? Casi que prefería esas pequeñas molestias en el riñón que sentirme mareada del dolor de culo. No sé cómo me pinchó, pero al día siguiente no solo me dolía, sino que en el otro lado del culo, la otra nalga, tenía un dolor horrible también y no andaba bien, y me daba tirones con ciertas posturas. Yo no sé esto qué es. ¿Efectos secundarios de todo lo que me pusieron?

El martes siguiente tengo cita con el urólogo. Y deseo que llegue ya el día.

Desde aquel horrible día de mi "parto" pero sin hijo, estoy MUY concienciada con beber agua. Y también con medir el agua que bebo. Me mido el agua con una botella de 2 litros, para asegurarme de que tomo la cantidad que me ha dicho el médico. Y ahora estoy bebiendo un poco más de dos litros.

Haced lo mismo, por favor! Que no os pase como a mí! Ha sido horroroso!

Encima me acaban de salir llagas en la boca... No tengo ganas de comer ni de dormir.

Tenía pensados unos vídeos, el premio del sorteo lo estaba haciendo ya... Os iba a hacer vídeo también de esta experiencia... Pero no puedo, estoy en la cama dolorida. No tengo ganas de nada absolutamente... No me encuentro bien y solo quiero encontrarme bien y hacer vida normal como antes... Rezad por mí por fi...🙏🏻


Además se me ha juntado con que tengo que presentar mi TFG de nuevo porque tengo que corregir mil cosas, y además tengo un alumno que necesita de mis clases de inglés pero de forma intensiva y encima el lunes empezó mi curso de psicogerontología y yo K.O.,  y entre que me encuentro mal, el agobio del TFG, las clases, el calorazo que hace, el curso de psicogerontología y otros asuntos personales que no vienen al caso, os lo digo: estoy MUY agobiada y hasta que pase un poco todo esto tendré el canal aparcado... Siento las molestias, os escribo esto desde mi cama de enfermita.

 Echo de menos encontrarme bien y haceros vídeos y reírnos juntos 😊 Echo de menos muchas cosas. Quiero ir a la playa, tomarme un helado, poder caminar normal, hacer ejercicio, tener ganas de comer y de hacer cosas...

Así que, de una forma o de otra, me vienen a la mente las personas que están enfermas ahora mismo, y los que están peor que yo. Pobrecitos, tenemos que rezar mucho por ellos porque parece que cuando te quitan la salud se va todo al garete.

Nos leemos pronto! os echa de menos,


Irene Vila

(si quieres encargar un cuadro/dibujo personalizado, click aquí)



---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¡Sígueme!


Canal YOUTUBE    Irene Vila


INSTAGRAM: @iirpel


TWITTER: @iirpel


FACEBOOK: Blog Cienciadeti



E-MAIL: irenecienciadeti@hotmail.com












No hay comentarios:

Publicar un comentario

No te olvides de comentar lo que quieras, ¡te escucho! ;)